ORACIÓN CON MOTIVO DE LA CORONACIÓN CANÓNICA DE LA VIRGEN DE LA VICTORIA

María Santísima de la Victoria

Oh Virgen de la Victoria,
con el alma traspasada por la espada,
atada a la columna de tu Hijo,
lágrimas caen de tu rostro
al contemplar nuevamente hoy
tanta humanidad despreciada.

No decae tu valentía
cubierta por el paño del dolor,
porque tus ojos
miran al horizonte,
con el corazón en vilo,
ante el Redentor que el mundo flagela.

Santa María,
siempre unida
al pueblo y a su clamor,
de aquellas cigarreras
queda imborrable en la memoria
la huella de tu maternal ternura.
Ponemos ahora en tus manos
las inquietudes y deseos
de los que acudimos a ti.

Sigue, Madre,
acompañando a esta Iglesia de Sevilla
que corona con tanta devoción
la belleza de tu fe,
la hondura de tu escucha,
la serenidad de tu compañía,
la firmeza de seguirle solo a Él
como único modelo y Señor.

Haznos, Señora de la Victoria,
discípulos del Corazón de Jesús,
que impulsados por el Espíritu Santo
continuemos en esta bendita tierra,
siendo fermento de una humanidad nueva
donde reine la fraternidad
y triunfe para siempre el Amor.

Amén.

 

Escrita por D. Fernando Cordero, SS.CC.

 

REAL E ILUSTRE HERMANDAD Y COFRADÍA DE NAZARENOS DE LA SAGRADA COLUMNA Y AZOTES DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y MARÍA SANTÍSIMA DE LA VICTORIAREAL E ILUSTRE HERMANDAD Y COFRADÍA DE NAZARENOS DE LA SAGRADA COLUMNA Y AZOTES
DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO Y MARÍA SANTÍSIMA DE LA VICTORIA

 

LAUS DEO
CONDITA ANNO MDLXIII

 

 

Créditos Fotográficos  |  Aviso Legal  |  © WebDesign2018